Cualidades de un buen cirujano; algo más que sangre fría y precisión

¿Qué cualidades debe tener un buen cirujano? Precisión, perfeccionismo, sangre fría, paciencia,… estas son algunas de las cualidades, sin embargo, los cirujanos afrontamos complicaciones, cometemos errores y nos enfrentamos diariamente a múltiples decisiones que pueden comportar consecuencias nefastas. Y el aprender a educar el bisturí exige mucha dedicación, estudio, actualización, autocrítica, y como no, práctica.

El profesionalismo no tiene traducción al castellano. Una buena definición sería “hacer lo correcto, por el motivo correcto, en el paciente adecuado en el momento adecuado y sin que nadie tenga porqué saberlo”. Enseñar a llegar a un diagnóstico o saber qué medicamento va bien para una neumonía es algo que se ha hecho hasta la fecha. Pero enseñar profesionalismo exige transmitir y modelar una dimensión que hasta la fecha se encontraba dentro del currículum oculto (todo lo que se aprende por contexto, durante las prácticas de medicina o la residencia, pero que no estaba en el guión). Muchos consideran que se trata de algo parecido al Juramento Hipocrático; es el símbolo del compromiso de los médicos con su profesión y con el buen quehacer con sus pacientes.

Así que para hablar de profesionalismo hablo de conflictos (no solamente éticos) en el ejercicio de la medicina, de anécdotas que te llevan a reflexionar, de cómo enseñar a operar y cómo no enseñar, y de los errores y las complicaciones. Sobre ser transparente con lo que haces, sincero con las expectativas de tu cirugía, comprometido con estar actualizado, competente en el desempeño, considerando al paciente sin prejuicios, en el camino hacia la excelencia.

Cómo nos sentimos cuando las cosas no van bien. Pocas veces se habla de esto abiertamente; los cirujanos no son de metal o de piedra. Y no son infalibles. Los cirujanos son seres humanos y también se afectan por lo que le pasa a sus pacientes. Cuando tienes que hacer una cirugía de 4 horas y mantienes máxima concentración durante toda la cirugía mientras se van agotando tus fuerzas y te deshidratas, y después tienes una reunión de trabajo y consultas por la tarde (unos casos que se pueden arreglar, otros que no, y otros que no sabes qué es lo que tienen) …  llegas a casa agotado y con una mezcla de sentimientos (además tu móvil con varios mensajes a los que no has contestado y tu correo electrónico con otro montón de mensajes por leer). Mientras cenas y te pones al día con la familia, revives lo que ha pasado, mezclando en especial situaciones que te implican emocionalmente. De alguna forma te llevas el trabajo a casa como si se tratase de un saco que te acompaña a donde vas, del que no dejas de mirar dentro y revolver en su contenido: repasas algún paso de la cirugía que crees que podrías mejorar en otra ocasión, recuerdas el rostro del paciente que tenía tanto dolor …, piensas en la cirugía que realizarás mañana y planificas mentalmente qué estrategia realizarás, intentando minimizar cualquier riesgo para el paciente …  Y cuando se complica una cirugía con un mal resultado, a pesar de haberlo hecho todo bien, también nos duele. Y mucho.

Le dedicamos todo nuestro empeño a perfeccionar la técnica quirúrgica con cada operación.  Y a minimizar los errores y complicaciones. Y operando cientos de casos cada año, es fácil que algún caso se complique. No hay más que esperar al acontecimiento estadístico, ya que nadie tiene una resolución del 100% de sus casos. Así que en un momento u otro del año nos enfrentamos a un paciente descontento, con un resultado malo tras haber actuado con tus propias manos sobre él. – “Usted me ha operado y me ha dejado así”. Afrontar estas situaciones no es fácil. En el cirujano se generan sentimientos de culpa, de frustración, o de negación. En el caso de que se rompa la relación de confianza entre médico y paciente, el paciente afectado busca la solución en otros especialistas donde explican su problemática e incluyen como parte del problema al primer cirujano. Todos recibimos de cuando en cuando algún paciente operado por otro colega, en esta situación.

Si hay un problema, el acusado será el cirujano. Eres responsable de que todo esté preparado, pero sin embargo no lo puedes controlar todo y es esencial poder confiar en el buen trabajo de todo el equipo. Y es esencial, cuando se detecta un error, el trabajarlo como equipo y no focalizarse a señalar culpables sino en buscar soluciones.

Finalmente resumiendo éstas son cualidades en las que tiene que destacar un buen cirujano:

  • Conocimiento de la anatomía del cuerpo a la perfección
  • Humanidad para saber tratar pacientes y compañeros
  • Trabajar bien en equipo
  • Sangre fría
  • Saber aguantar situaciones bajo presión
  • Ser hábil
  • Paciencia
  • Precisión y Excelencia
  • Responsabilidad

Fumar y cirugía estética son incompatibles?

¿Sabías que los fumadores tienen más riesgo de sufrir complicaciones postoperatorias tras cualquier cirugía que los no fumadores?

  1. Las personas fumadoras experimentan una cicatrización más lenta ya que el tabaco afecta a la oxigenación de los tejidos, disminuyendo la circulación.
  2. La nicotina del tabaco colapsa los pequeños vasos sanguíneos favoreciendo la posibilidad de necrosis tisular y cutánea así como la aparición de seromas.
  3. La oxigenación del organismo se ve afectada favoreciendo como compensación la formación de neovasos con la consecuente facilidad para el sangrado postoperatorio.
  4. Los pacientes fumadores se despiertan de la anestesia peor que el no fumador, favoreciendo la aparición de hematomas y otras complicaciones, esto es especialmente importante en la cirugía mamaria.
  5. Estos hechos se acentúan cuando hablamos de intervenciones de cirugía estética en las que hay un aislamiento o levantamiento de la piel como en el caso de la reducción de pecho, la abdominoplastia o el lifting facial.

Aunque lo ideal sería abandonar este mal hábito de manera permanente, se recomienda dejar el tabaco y cualquier sustituto que contenga nicotina, al menos dos semanas antes y después de la cirugía.

Para los fumadores pasivos, lamentablemente también existen riesgos tras la cirugía estética. Por eso, si alguien de la familia fuma se deben establecer pautas claras para que el hábito de otros no afecte la recuperación


LA CONTRACTURA CAPSULAR

La mamoplastia de aumento sigue siendo la intervención que más realizamos los cirujanos plásticos,  aproximadamente corresponde a un tercio de las intervenciones de cirugía estética. Cualquier intervención quirúrgica tiene sus riesgos, y en este sentido la contractura capsular es una de las complicaciones más conocidas, aunque su incidencia hoy en día no sobrepasa el 1%.
¿Qué es una contractura capsular?
Cuando colocamos una prótesis en el interior del organismo humano como es el caso de un aumento de pecho, éste genera alrededor de la misma una cicatriz que denominamos cápsula periprotésica.  Es como un envoltorio que envuelve a la prótesis y ocurre siempre que introducimos un cuerpo extraño, como por ejemplo un marcapasos, unas placas de osteosíntesis, tornillos, catéteres y un largo etcétera.
Cuando se produce un engrosamiento de dicha cápsula, la prótesis pierde su movimiento natural quedando como bloqueada internamente llegando incluso a poder afectar a la forma de la mama en los casos más severos. Se trata de una reacción de nuestro cuerpo a un cuerpo extraño.
Con los años, las prótesis han ido mejorando a muchos niveles con el fin de evitar estas contracturas capsulares. De todas formas, aunque algunos de los motivos que las favorecen son conocidos sabemos también que existen otras causas no del todo claras e inciertas que la pueden provocar ya que cada organismo es único y tiene sus propias reacciones ante la introducción de una prótesis. No obstante vamos a detallar los principales “responsables” de las contracturas capsulares.
Factores que pueden favorecer una contractura capsular
La calidad de la prótesis
Una prótesis de mala calidad tiene menos capas protectoras de su contenido, la silicona. Aunque hoy en día la mayoría de las prótesis de calidad que se utilizan para realizar un aumento de pecho contienen un gel cohesivo, si el número de capas que lo envuelve es pequeño existen más posibilidades de que la silicona se filtre y acabe produciendo alguna afección en contacto con los tejidos de alrededor, como es la cápsula, y que envolvería severamente y de manera anómala al cuerpo extraño como reacción.
La rugosidad de las prótesis
Con los implantes de superficie lisa, las líneas de fuerza de la cicatriz están concentrados y si hay una reacción y éstas se contraen, se manifiesta de manera inmediata. Por el contrario, cuando el exterior de una prótesis es rugoso, las líneas de fuerza no se van a potenciar a partir de la cicatriz envolvente. Por ello cuando se produce la cicatriz interna se diversifican las fuerzas creándose una especie de muelle y no permite crear una línea potente de fuerza, otro factor importante para evitar la contractura.
Tipo de cicatrización de la paciente
Si una persona cicatriza mal, con tendencia a hacer queloides (crecimientos exagerados del tejido cicatrizal), lógicamente a nivel interno también creará queloides.
El traumatismo de la propia cirugía
El cirujano que sea más fino operando va a crear menos sangrado, menos traumatismo, menos cicatriz, y con ello menos inflamación, menos agresión al cuerpo provocando probablemente una menor reacción de los tejidos de la paciente al cuerpo extraño, evitando la aparición de la contractura capsular.
Infección subclínica (Biofilm)
Hay una teoría que cobra cada vez más fuerza; se trata de la infección subclínica. Al introducir una prótesis puede contaminarse por varios motivos: el contacto con la piel, los conductos galactóforos y por defectos en una técnica que debería ser totalmente aséptica. Esta infección subclínica que no se manifiesta en el postoperatorio inmediato podría favorecer una reacción a cuerpo extraño.
El traumatismo de repetición
Se puede dar el caso que algunas personas , debido a su trabajo, generen movimientos bruscos de las prótesis, también porque hacen mucho footing, o realizan cualquier otra actividad que pueda provocar movimientos bruscos y regulares de las prótesis.
El abordaje de la prótesis
La colocación de prótesis por vía periareolar podria ser un factor de riesgo al seccionar conductos galactóforos y que pueden estar contaminados. Si colocamos la prótesis haciendo una pequeña incisión en el surco submamario evitaremos ese riesgo. Por esta razón se está evolucionando hacia el abordaje por el pliegue submamario de forma muy clara y a nivel mundial. De todos modos cuando realizamos una mastopexia e introducimos un implante (que son la mayoria de casos) estamos seccionando también conductos mamarios y no se ha visto una mayor predisposición a sufrir una contractura, es más yo creo que la probabilidad es menor.

 

Está claro que hay factores que predisponen al desarrollo de un contractura capsular, pero lo cierto es que no sabemos muy bien su mecanismo de aparición tanto biológico como histológico, ni el último motivo que induce un cambio fibroblástico de la cicatriz periprotésica y que se comporte de ese modo.


Una nariz perfecta sin cirugía

Vamos a comentar una nueva manera de remodelar la nariz sin tener que operar.

Una nariz que permanezca acorde con el resto del rostro, es un factor muy importante dentro de los cánones estéticos contemporáneos, sin embargo, hasta ahora la única manera de corregirla y dotarla de un aspecto más natural era pasando por un quirófano. Pero, se puede conseguir una nariz armónica y bonita sin pasar por el quirófano?

¿En qué consiste el Rinolook?

Es una técnica de modificación estética que permite moldear la nariz sin la utilización de la cirugía. Con está técnica se sustituye el bisturí por materiales en forma de gel que modifican la anatomía de la nariz .

¿Cómo es la Técnica?

La técnica de rinolook consiste esencialmente en la modificación de los volúmenes y ángulos nasales mediante la cuidadosa introducción de materiales reabsorbibles en puntos específicos de la nariz. De esta manera se modifican los ángulos nasales, tanto el nasofrontal como el nasolabial y rectificar el dorso.
Aunque la nariz es la zona central del procedimiento, el rinolook también permite la corrección del mentón y otras áreas en el perfil del rostro.

¿Para qué casos está indicado el Rinolook?

-Para todas aquellas personas que no quieren cirugía bajo ningún concepto.

-Para aquellos casos en los que la modificación sea mínima y no esté justificada la intervención quirúrgica.

-Para los que tienen contraindicaciones quirúrgicas y no se les puede aplicar una anestesia general.

– Para aquellas personas insatisfechas con los resultados de una rinoplastia y quieran mejorar su aspecto.

¿Los resultados son permanentes?

El material más seguro es el acido hialurónico, hoy en día la durabilidad de los de nueva generación está alrededor de 2 años aproximadamente.

Ventajas del Rinolook

• Es la mejor opción para todos aquellos que quieran una técnica no invasiva mediante un procedimiento no quirúrgico y que buscan unos resultados inmediatos.

• El procedimiento dura poco tiempo, y se realiza en un consultorio, sin necesidad de utilizar anestesia general ni permanecer en reposo.

• Durante la siguiente semana, deberá evitar realizar deportes o tareas que demanden mucho esfuerzo

• No existe ningún tipo de cicatriz.


Lactancia materna e implantes mamarios

Una mujer que haya optado por un aumento mamario en principio no tiene ningún problema para amamantar a su bebe durante el periodo de lactancia, aunque si es verdad que en ciertos casos se puede ver mermada su capacidad. Este hecho depende principalmente de la vía de abordaje para la colocación de las prótesis mamarias.

Si la incisión para su ubicación se ha realizado a través de la areola existe una mayor posibilidad de que surja algún tipo de impedimento para la lactancia. En esa zona se encuentran los conductos galactóforos, conductores de la leche. En la lactancia, durante el ascenso de la leche materna a través de dichos conductos, podría verse interrumpida la subida de leche debido a la cicatriz residual y desarrollarse quistes mamarios, el problema es que puede desencadenar en una mastitis o inflamación mamaria.

Si por el contrario, el acceso o la incisión para la mamoplastia de aumento se realiza a través de la axila o el surco submamario, habrá un menor riesgo de afectar a la futura lactancia ya que la lesión de dichos conductos es poco probable.

La seguridad del lactante y los implantes mamarios

La mujer que opta por la lactancia materna teniendo implantes mamarios no pone en riesgo la salud de su hijos ya que la leche materna de la mujer con implantes mamarios no tiene mayor cantidad de silicona en la leche materna que aquella que no ha sido sometida a esta intervención.

La colocación de los implantes mamarios debajo del músculo pectoral es un grado más de protección, ya que el implante no entra en contacto directo con la glándula mamaria, por lo menos en su mayor parte. Por ello siempre es recomendable esta situación.

¿Deterioro estético de los pechos en la lactancia?

Algunas mujeres ven en la lactancia un perjuicio para la belleza estética de las mamas, y como consecuencia la rechazan tras un aumento mamario. Cuando una mujer decide o acepta un embarazo tiene que ser consciente de que en su cuerpo se producirán una serie de cambios que la afectaran. Estos cambios hormonales podrán afectar al pecho en mayor o menor medida. Dicho proceso se prolongará durante, y tras el embarazo, incluso aunque no se produzca un periodo de lactancia.

El cambio depende mucho del tipo de mama que presenta la paciente. Mamas muy glandulares son más probables que la lactancia les afecte y pueden notar un cambio en el tamaño y la forma después del embarazo y lactancia. Por otra parte, las mamas de predominio graso, no les afectará en la misma medida y es posible que mantengan tanto la forma como el volumen.

En cualquier caso y como medida preventiva, aún no existiendo ninguna norma al respecto, es prudente no dar de mamar hasta pasados 10 meses después de una cirugía de aumento mamario.


Son seguras las prótesis en el aumento mamario?

La seguridad de las prótesis  es uno de los temas que más se comentan entre las pacientes que están pensando en someterse a una intervención de mamoplastia de aumento y que cuando acuden a una clínica de cirugía estética en Barcelona nos lo hacen saber con preocupación.

Hay diferencia entre implantes?

Los implantes antiguos usados en el aumento de pecho hay que rechazarlos, aunque aún están en el mercado, son mucho más baratos y en ocasiones el cirujano que los utiliza no lo dice claramente.

Estos implantes se componen de una cubierta lisa con pocas capas de seguridad, la silicona que contienen es de baja cohesividad y hay más riesgo de desgaste del envoltorio con lo que la facilidad de rotura es muy alta, por ello la recomendación es el recambio cada 10 años para prevenir roturas con fugas de silicona o siliconomas.

Los implantes modernos son de por vida?

Actualmente los implantes que utilizamos en nuestra consulta son de gel de alta cohesividad sin riesgos de deformación, el envoltorio formado por un polímero de silicona tiene unas siete capas de seguridad y es microtexturada. La duración de las actuales prótesis se estima en unos 50 años, por lo que efectivamente se pueden considerar de por vida.

Simplemente recomendamos controles rutinarios cada 10-15 años mediante una resonancia magnética.

Posibles efectos negativos de los implantes para la salud nunca se han constatado, las prótesis son inertes y causan escasas reacciones adversas y permiten la realización de mamografías y de exámenes médicos con total normalidad.

El futuro del aumento mamario

Se está estudiando la utilización de células madre para aportar tejido propio y desarrollar un volumen, aunque está en ensayos clínicos, puede ser un futuro prometedor.


La SECPRE estima que la cirugía estética de la cara crece un 40% en España después del verano

Las intervenciones de cirugía estética de la cara o cirugía facial crecen un 40% en nuestro país en el último cuatrimestre del año respecto a los ocho meses precedentes, según la estimación de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE). Son los mayores de 45 años los que más recurren a estas intervenciones, que se reparten entre un 83,8% de mujeres y un 16,2% de hombres.

La SECPRE atribuye el destacado incremento a partir de septiembre a tres factores relacionados con el fin del verano: un factor psicológico motivado por el final de las vacaciones y la vuelta al trabajo, la aparición de manchas tras la exposición al sol sin la protección adecuada y la mayor visibilidad de las arrugas al aclararse la piel una vez desaparecido el moreno.

“En otras palabras -apunta el Dr. Miguel Chamosa, presidente de la SECPRE-, es en este periodo cuando la acción de la edad y del sol sobre el rostro se hace más evidente, lo que conlleva una mayor demanda de las dos intervenciones principales de cirugía facial, la destinada a eliminar o suavizar arrugas y líneas de expresión y la que persigue disminuir la flacidez cutánea. Ambas han evolucionado considerablemente en los últimos años, mejorando la imperceptibilidad de las señales de la intervención realizada y el logro de un aspecto natural”.

En lo que respecta a las arrugas y las líneas de expresión, que deben tratarse una por una, la SECPRE distingue entre las intervenciones con y sin relleno. Las del primer tipo pueden emplear ácido hialurónico, que tiene un efecto instantáneo, apenas deja señales y dura en torno a un año, o injertos de grasa del propio cuerpo del paciente, sobre todo del abdomen o la cara interna de la rodilla, que suponen una pequeña cirugía.

Esta última técnica es permanente, pero requiere de una conciencia plena de su evolución por parte del paciente y de una mayor habilidad por parte del cirujano, ya que dos terceras partes de la grasa inyectada se pierden porque no prenden. Por tanto, el cirujano debe calcular cuidadosamente la cantidad de grasa para equilibrar las consecuencias del injerto (sobre todo, inflamación y hematomas) con la obtención del resultado deseado una vez acabado el proceso.

Las intervenciones anti-arrugas sin relleno utilizan la toxina botulínica, más conocida como bótox, que lo que hace es paralizar el músculo del gesto. Según el Dr. Chamosa, “por las características de los diferentes músculos del rostro, conviene hacer uso de esta técnica únicamente en la mitad superior de la cara, no en las mejillas ni en la zona bucal. Es en esa mitad superior donde tiene sentido una intervención que hay que repetir cada 4 o 6 meses, si bien las inyecciones tienden a espaciarse en el tiempo a medida que, por su efecto, los músculos se van debilitando”.

Las ritidoplastias, más conocidas como liftings faciales, son intervenciones más complejas, pues precisan de la cirugía necesaria para estirar la piel de la cara hacia la zona situada delante y detrás de las orejas. También en este ámbito ha evolucionado la técnica en los últimos años, pasando de tensar sólo la piel a tensar también el sistema profundo de los músculos, lo que ha puesto fin a los liftings extremos en los que la cara aparecía como planchada. Igualmente se han diversificado las intervenciones, incluyendo desde el cuello (liftings cérvico-faciales) hasta la frente y los párpados (liftings completos).

El presidente de la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estéticaexplica que “la cirugía consiste, en el caso de las ritidoplastias, en soltar la piel y el músculo deseados y reposicionarlos en la situación previa a la flacidez, extirpando la piel sobrante y, en ocasiones, empleando coadyuvantes propios de los tratamientos anti-arrugas, como las infiltraciones de ácido hialurónico, la toxina botulínica o los injertos de grasa de otras partes del cuerpo”.

Dado que los liftings conllevan un ingreso hospitalario, la SECPRE recomienda a los pacientes que exijan siempre a su médico la titulación oficial de Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora, que requiere un periodo de residencia de cinco años, así como que las intervenciones se efectúen en un quirófano de un centro hospitalario o una clínica con todos los recursos necesarios para afrontar cualquier emergencia. Según las estimaciones de la Sociedad, más de 9.000 médicos realizan intervenciones de cirugía estética en nuestro país sin titulación oficial.

Intervenciones complementarias a los liftings

Cada vez son más los pacientes que aprovechan los liftings para realizar otras intervenciones, como la reducción de los lóbulos de las orejas, que crecen y se descuelgan con el paso del tiempo, o las destinadas a combatir la “ptosis” o caída de la nariz y del mentón. En el caso de la nariz, es la punta la que tiende a caer, pudiendo solventarse con una rinoplastia parcial. En cuanto al mentón, con la edad se va proyectando menos hacia delante y más hacia abajo, lo cual precisa de una cirugía para reposicionarlo.

Finalmente, la SECPRE considera que el fin del verano es una época óptima para revisarse las manchas ocasionadas por la exposición indebida al sol, dados los consiguientes riesgos de desarrollar un melanoma,del que cada año se diagnostican unos 4.000 casos nuevos al año en España y que, aunqueextirpable en sus fases iniciales, adquiere una agresividad máxima en caso de metástasis.

“El peligro del melanoma -concluye el Dr. Chamosa- reside en su apariencia mínima, en forma de una simple peca o un simple lunar. Por ello, ante la menor sospecha, debe acudirse a un dermatólogo y un cirujano plástico, que será quien extirpe el melanoma y, llegado el caso, los ganglios afectados. La cirugía plástica se hace aún más necesaria cuando el melanoma está localizado, por ejemplo, en zonas como el párpado, que, evidentemente, ha de someterse a una reconstrucción tras la extirpación”

Editado por SECPRE


Entrevista (Revista emprendedores)

Dr. Samper, últimamente estamos viendo a través de los medios de comunicación cómo proliferan los centros “poco legales”, donde se realizan operaciones supuestamente oficiales.
Pertenecer a una sociedad como SECPRE, ¿Es un aval que respalda el servicio que se realiza?
Sin duda. El hecho de pertenecer a SECPRE garantiza que todos los datos del médico están incluidos en un archivo que garantiza la formación, los títulos obtenidos y la homologación de su trabajo. Eso garantiza que ese profesional se ha formado de la manera adecuada, con unos criterios compartidos y aceptados por el Estado y que su titulación está homologada.
¿Cuántas veces es cierto y cuantas es sólo un capricho?
Cuando nos encontramos con un paciente que nos cuenta algo desproporcionado e identificamos que su problema no se soluciona con técnicas quirúrgicas, que su vida personal o profesional no va a cambiar por modificar su aspecto, se lo hacemos saber. Nuestro trabajo no es vender un producto, como un aumento de mamas, una rinoplastia o una liposucción.
Nosotros aportamos soluciones médicas a los problemas de nuestros pacientes. Ni hacemos milagros, ni vendemos soluciones mágicas.

¿Dónde se encuentra la línea que separa a un cirujano plástico de un buen cirujano plástico?
En la indicación quirúrgica. No se empieza una primera consulta sin evaluar la psicología de ese paciente. Y al decir “psicología” me refiero a los motivos personales que le llevan a mi consulta. Muchas veces un cirujano adquiere más prestigio por haber dejado de hacer una operación, que por haberla hecho sin necesidad. Mi misión es descubrir si lo que me cuenta mi paciente es cierto y coherente o por el contrario es un deseo caprichoso. Algunas veces las soluciones están en otro vía.
Hablando de ésto, Doctor. ¿Podría explicarme las diferencias entre lo que es la Cirugía Plástica y lo que es la Cirugía Estética?
En el caso de la cirugía plástica, los esfuerzos se dedican a corregir defectos físicos producidos por agentes externos como traumatismos, cicatrices, cáncer, etc, y otros cirujanos, nos dedicamos a corregir defectos físicos producidos por alteraciones congénitas, como problemas nasales (rinoplastia), de mamas (aumento o reducción), y por alteraciones involutivas producidas sobre todo por el paso del tiempo.
Todos conocemos problemas como la anorexia en la que el paciente tiene una percepción distorsionada de su cuerpo. Como cirujano plástico, ¿se ha encontrado con algún caso en el que el paciente no era consciente de su realidad?
Esta es una situación con la que nosotros, los cirujanos plásticos nos hemos encontrado a menudo, y en ese momento, nuestro trabajo empieza por objetivizar el problema. Muchas veces debemos ejercer de psicólogos con nuestros pacientes.
¿Cuál es su trabajo?
Para mí, la cirugía estética significa buscar la belleza, la armonía, la simetría entre las distintas partes del cuerpo. Y se trata, en todos los casos de algo personal e intransferible. Entender ésto y buscar el resultado, es lo que nos garantiza el éxito. Para realizar nuestro trabajo, debemos ser técnicamente buenos, muy buenos, ya que lo que hacemos se ve. Y además debemos tener cierto valor artístico. Ésto es precisamente lo que nos diferencia de otras especialidades. A los cirujanos plásticos nos caracteriza una dualidad: una técnica perfecta, y una faceta artística.
¿Que servicios presta su Unidad de Cirugía Plástica Reparadora y Estética del Hospital DEXEUS?
Prestamos todos los servicios de cirugía plástica que un paciente pueda solicitar. Además ofrecemos procedimientos auxiliares a la cirugía, como los rellenos faciales, la mesoterapia, el botox, la radiofrecuencia, los tensores dérmicos, los peelings químicos, las técnicas de láser y los implantes capilares (cirugía de la calvicie).
Doctor, ¿Cuál es especialidad?.
Desde hace tiempo vengo dedicando mucho esfuerzo a la cirugía mamaria de todo tipo, aumento y reducción mamaria, mastopexia, etc.
¿Cómo ha cambiado la cirugía plástica en los últimos años?
Efectivamente. La cirugía, no sólo la plástica ha cambiado. La principal característica es que se ha vuelto menos invasiva, los post-operatorios se han reducido, las complicaciones han disminuido, y el paciente se puede reincorporar a la vida normal en mucho menos tiempo.
También han cambiado los elementos que utilizamos, como los implantes mamarios, ahora anatómicos, son mucho más seguras y duran mucho más. Los materiales de relleno han mejorado muchísimo y son más seguros. También han mejorado las técnicas auxiliares de la cirugía, que son como un primer paso para más adelante llegar a la ésta.

El perfíl del paciente, ¿también ha cambiado?
Claro. Antes el paciente se operaba al llegar a una edad avanzada en la que se percataba de las señales del tiempo y la edad. Entonces se querían operar de todo. Y hoy el paciente previene. Se operan más jóvenes para que el paso del tiempo no empiece a notarse. El paciente busca disfrutar de la vida más tiempo.
¿Cuál es la edad indicada para plantearse una operación de estética?.
No podemos generalizar. Por ejemplo las otoplastias (operaciones de orejas), se recomiendan realizar antes de los 6 años, que es cuando se realiza un crecimiento mayor. En cambio, el resto de operaciones deben esperar a que el cuerpo alcance un total desarrollo. En esto no podemos establecer una edad límite.
La gente ¿busca en la cirugía estética el milagro que las dietas, las cremas y los masajes no les proporcionan?
En todo caso, todo esto es complementario. Antes de realizar una liposucción, sometemos al paciente a una dieta. La cirugía es un complemento más. La cirugía estética no es milagrosa, es un recurso más para lograr la imagen que busca nuestro paciente. Una liposucción no es la solución para la obesidad. La auténtica solución para este problema, pasa por un equipo nutricional. Nosotros somos siempre el último escalón.


Estrenamos Blog

Bienvenidos al Blog de Albert Samper, un sitio web donde encontrarás información y artículos de interés relacionados con la cirugía plástica y estética, tratamientos quirúrgicos y tratamientos medico estéticos.

Esperamos que sea de vuestro agrado y que la información ofrecida les sea de máximo interés


Aviso Legal  |  Mapa de sitio

  Cirugia estetica |   Posicionamiento en Buscadores Madrid | Cirugia Estetica